La semana pasada se celebró en la Univesidad Complutense de Madrid el II Congreso nacional de Periodismo autónomo y freelance bajo el título ‘Periodistas ante el reto del Ciber-comunicador 3.0’, y que organizó la Asociación de Profesionales de la Comunicación (ProCom). Tras las distintas ponencias y mesas de debate, el presidente de ProCom, Salvador Molina, desgranó en un decálogo de conclusiones los principales retos a los que nos enfrentamos en una profesión que camina cada vez menos por las imprentas y más por las redes sociales. Tanto que comparó al momento actual con la revolución que supuso el invento de Güttemberg, claro que con una diferencia, el tiempo va mucho más deprisa, llegó a decir que un año ahora equivale a medio siglo en épocas anteriores. Molina no duda en que la concentración empresarial y los cierres de medios de comunicación no ha hecho más que empezar, por lo que pide buscar un nuevo modelo en el que el llamado “periodismo ciudadano” no desvirtúe la calidad de la información, “todo anonimato es peligrosísimo”, cita. Además asegura que a la televisión le quedan menos de diez años de vida, una afirmación que no comparto, aunque sí da muestra del camino que se está llevando en la elaboración de la información destinada a un único soporte: internet.

Un espacio fértil en el que las ideas pueden germinar con facilidad, tanto que la atomización se está convirtiendo en la vía de escape para multitud de opiniones y corrientes, “oportunidad para los periodistas que apuestan por menor tamaño y mayor calidad profesional” sugiere Molina. Es ahí donde incidió esta cita congresual, en aprovechar las oportunidades que ofrece esta transformación tecnológica de la mayoría de las profesiones.

Salvador Molina remite sus pensamientos a este par de ideas: “El periodismo del siglo XX no volverá, un nuevo periodismo más libre, atomizado y plural ha nacido ya gracias a la revolución tecnológica de los Social Media y de internet”. Y exhortó a la creación de “nuevos modelos multimedia e integradores desde el periodismo sin renunciar a la deontología, a la independencia… y a la socialización de la información”. Puede que ese sea el futuro del periodismo después de conocer el éxito de distintas publicaciones –y para distintos soportes- como Eldiario.es, Yorokobu,la revista para tabletas Vis-à-Vis, o Jot Down Magazine -por cierto, este mes con una entrevista a Juan Luis Cebrián, texto de E. J. Rodríguez que recomiendo para el que tenga un buen rato libre- aunque en estos casos esté por descubrir el secreto de la rentabilidad.

Anuncios