Etiquetas

, , , , , , ,

¿Se acuerdan de cuando pedíamos a gritos, y casi nos demandaban, un gran Pacto de Estado para salir de la crisis y afrontar unidos las dificultades que se nos estaban planteando? Se acuerdan, ¿verdad? No hace tanto tiempo, o sí, según se mire. Corrían los primeros meses del año 2010, ya llevábamos dos años y medio de crisis económica. El gobierno socialista lo intentó con unas reuniones que tuvieron lugar en el Palacio de Zurbano. Sonaba bien: los Pactos de Zurbano. Se quería dar entidad al asunto rememorando los famosos Pactos de la Moncloa, cuando el gobierno de Adolfo Suárez consiguió aunar los esfuerzos de todos para afrontar una de las crisis más duras de nuestra historia. Claro que en aquel entonces teníamos otros políticos, ¿o era otra Política?

Miren si es difícil conseguir que las cosas marchen en estos tiempos, y queriendo, imagínense sin un mínimo de consenso. Que sí, que todos queremos salir de la crisis, pero cuando llega el momento cada uno tira por su lado. Y no digo que acordar el número de diputados de las Cortes de Castilla-La Mancha, o la retirada de sus sueldos, nos vaya a sacar a todos del paro. Como tampoco lo hará apoyar medidas de recorte drástico. Pero se echa de menos algún acuerdo.

Llevamos ya cinco años de crisis y no encuentro decisiones importantes consensuadas para atajar esto. Bueno si, la de la supervisión bancaria de Bruselas de hace nada, y veremos, porque la de los desahucios en España se quedó corta. Y toca hacer balance de un 2012 dramático para muchos, y probablemente en eso nos cueste determinar unas conclusiones. Y para colmo entramos en un nuevo año que no va a ser el de la recuperación -ya, lo siento-. Y si la economía es confianza, y los mercados se mueven por los gestos de los países, demos a los mercados el gesto de la unidad para salir de la crisis, del esfuerzo conjunto por una política a favor de los ciudadanos. Porque un acuerdo, por pequeño que sea, dará a los ciudadanos la imagen y la sensación de que se quiere salir. Oí hace poco con desprecio la frase “es que sólo tienen intereses partidistas”. Perdón, pero los partidos, y los políticos, están al servicio de los ciudadanos, y ese debería ser su interés ¿no?

Ya lo dijo el ministro de economía de la época, Enrique Fuentes Quintana, en su discurso en televisión en la víspera de aquellos Pactos de la Moncloa: “la oposición es parte del poder”. Y ojo, que eso valía tanto con los fracasados Pactos de Zurbano como ahora.

Publicado en Diario Crítico de Castilla-La Mancha el 04/12/2012

Diario Crítico de Castilla-La Mancha

Anuncios