Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

No es un juicio, pero el Gobierno debería tomárselo como si lo fuera. Y el PSOE se equivocaría si se empeñase en declarar culpable al PP de la situación del país, aunque se merecen las explicaciones. El Debate sobre el estado de la Nación debe servir para juzgar las acciones del Gobierno en este año, y su conveniencia para los ciudadanos de este país. Ya se ha visto que las conclusiones difieren si el objetivo es el bienestar de los españoles o el contento de los inversores.

En este debate, el primero de Mariano Rajoy en el Gobierno y el primero de Alfredo Pérez Rubalcaba en la oposición, se debería explicar cómo se ha llegado a esta situación, insostenible para unos, lamentable para otros, desesperante para la mayoría. El PSOE debería someter al Gobierno a un tercer grado, pero no para declarar culpable a nadie, sino para conocer de verdad el punto de partida para buscar las soluciones, y el consenso. Y el PP debería sentirse como en el banquillo de los acusados, analizado, interrogado y cuestionado sobre todas las medidas adoptadas y de las que no avisó.

Muchos se preguntan a qué viene un Debate sobre el estado de la Nación. Porque no servirá para esclarecer los casos de corrupción, no acabará con el paro y no servirá para mejorar la situación de los españoles. ¿Quieren saber cuál es el estado de la Nación? Háganse la típica pregunta de encuesta telefónica: ¿Está usted mejor o peor que hace un año? Pues eso, igual de predecible parece que va a ser este debate. Ojalá me equivoque.

Javier D. Bazaga

Anuncios