Etiquetas

, , , , ,

¿Es posible que nos estemos confiando demasiado? Parece que hay sectores intocables para la crisis, tenemos las exportaciones y ahora también se habla del turismo. Sectores que cabalgan a lomos de esta crisis con soltura mientras el resto de ámbitos económicos han quedado a los pies de los caballos.

En cuanto a las exportaciones se están haciendo las cosas bien. Las empresas han adoptado una mentalidad internacional, de apertura y poco a poco van incorporando las herramientas que permiten mejorar la comunicación y la comercialización exterior. Pero, ¿podemos decir lo mismo del turismo? Parece que el Plan estratégico de Turismo de Castilla-La Mancha va en la buena dirección: mejor formación para los profesionales del turismo, mayor especialización de los destinos, diversificación de la oferta, innovación… En fin, lo de siempre. Pero seguimos sin ver aún los resultados esperados y los datos estadísticos empiezan a encender, si no las alarmas, sí algún pilotito rojo.

El turismo aporta el 12 por ciento del Producto Interior Bruto a Castilla-La Mancha. No hay duda de que se trata de uno de los sectores más potentes. En los años del boom inmobiliario (2005-2007) la construcción aportaba cerca del 13, y era con diferencia el de más peso. Pero como hemos aprendido ya, las cosas pueden cambiar. Ahora llega la Semana Santa que dará nuevo aliento al turismo regional, con un incremento del 5,8 por ciento en turismo rural según el portal Toprural. ¿Y luego? Desde el verano pasado el turismo viene cayendo, y las pernoctaciones también, y no digamos ya el gasto medio por visitante. Dejar que las cosas sigan como están es dejar de aprovechar las pocas oportunidades que se nos puedan plantear, así como confiar ciegamente en llenar con las visitas “de última hora”.

La sociedad cambia, y sus necesidades también, así como su hambre de conocimiento y su modo de consumir cultura, naturaleza o arte. Es por eso que se debe adaptar la oferta turística a esa demanda, para mantener el interés, para tener satisfecho al cliente, para que vuelva y mostrar a otros no sólo lo que ha visto, sino cómo se lo han enseñado, que es donde deberíamos incidir, y sobre todo para que ese porcentaje del PIB no baje de las dos cifras.

Publicado en Diario Crítico de Castilla-La Mancha el 22/03/2013

Diario Crítico de Castilla-La Mancha

Anuncios