Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

No lo consiguieron. Hicieron todos los esfuerzos por evitar que se hablara de primarias en la Conferencia Política del PSOE del pasado fin de semana en Madrid, y no lo consiguieron. El cónclave reunió a más de dos mil personas, de dentro y de fuera del partido, para renovarse ideológicamente, para “resetear” principios, y volver a coger impulso para presentarse como una alternativa seria al Gobierno.

Sacaron el debate de las primarias del programa de la Conferencia, al igual que lo hicieron con la cuestión territorial catalana. Y ambos estuvieron en boca de muchos de los presentes. Si no estaba en el programa, la idea de las primarias sí que estaba en la agenda de algunos de los barones que fueron con la intención de sacara de allí una fecha para esa convocatoria. Es verdad que los más lanzados, que buscaban ya visibilidad fueron aplacados por sus compañeros, como fue el caso de Tomás Gómez, que intentó sacar las primarias para febrero de 2014.

Los principales actores acordaron dejar el asunto para más adelante, como Alfredo Pérez Rubalcaba y Susana Díaz, y también Carme Chacón que declinó hablar del tema cuando se esperaba que también se postulase dado el gran apoyo que parece haber encontrado en el PSOE del sur.

Otros sólo se asomaron para ver cómo se les veía, como Patxi López, Eduardo Madina, Guillermo Fernández Vara o Emiliano García-Page, que pide que esas primarias, que se convocarán en el Comité Federal de diciembre, se celebren en otoño de 2014, “o un poco antes o un poco después de las europeas” dijo. Un García-Page a quien sus compañeros quieren ver en la presidencia de Castilla-La Mancha, y no dirigiendo el proyecto del partido. Así lo expresó a quien escribe estas líneas el ex presidente de la comunidad José María Barreda, que fue tajante cuando dijo “me gustaría verlo de presidente de Castilla-La Mancha”. “Yo le quiero como presidente de Castilla-La Mancha” dijo también el secretario provincial del PSOE en Toledo, Álvaro Gutiérrez. Y ni si quiera el propio alcalde de Toledo se descartó de presentarse a la región ya que anunció que en el PP ni siquiera están convencidos de que Cospedal se deba presentar de nuevo a presidir Castilla-La Mancha.

En cualquier caso, está claro que el PSOE no cumplió todos sus objetivos. Sí que salió con un programa ideológico renovado, al menos rehecho, y sí que recobró la atención perdida, aunque sólo hayan sido unos pocos días, pero si esperaban que no se hablara de primarias o de candidatos, el resultado fue un fracaso, porque en los pasillos se habló, y mucho, mucho de eso.

Anuncios